Snow Crash: Neal Stephenson desatado

Snow Crash
Estupenda la edición de Gigamesh

Ha tenido que llegar 2019 para que me diese cuenta de la enorme laguna que tenía entre mis lecturas de ciencia ficción: Snow Crash, un clásico de 1993 que me ha sorprendido, acostumbrado a criptonomicones y reamdes, por su tono ligero y su dinamismo. La pareja protagonista, Hiro Protagonist (en serio) y T.A. está muy equilibrada y se basta para mostrarnos ese mundo en el que se circunscribe la acción; un mundo, como siempre, muy bien construido por Stephenson —lo que ahora se llama de manera grandilocuente worlbuilding—.

Si buscas una obra maestra como La era del diamante: manual ilustrado para jovencitas, quizá Snow Crash te decepcione. Es un libro para disfrutar con los ojos cerrados, sin mirar hacia delante, dejarte llevar y no buscarle los tres pies al gato: está ahí para pasarlo bien. Quizá cueste un poco al principio meterse en el ritmo frenético que propone, pero en cuanto le coges el tranquillo, todo fluye. 

Leí La era del diamante estando en la facultad, y recuerdo que una vez alguien vio el título y me miró raro. ¿Qué pensaría sobre lo de Manual ilustrado para jovencitas? Nunca lo sabremos.

Sci-Fi

El género de ciencia ficción me gusta mucho para desconectar del mundo. Me suele pasar que, cuando leo relato, o novela negra, o cualquier otra cosa bien escrita, me detengo en los detalles de escritura, el estilo, en ver qué puedo aprender de lo que estoy leyendo. Esto es muy satisfactorio, claro, pero a veces apetece leer sin más, dejarse llevar y disfrutar de una buena historia: Snow Crah es todo eso y más. Como la buena ciencia ficción, interpela al lector, a su modo de vida y a dónde se dirige. Ay, estas distopías no tan distópicas…

Como lector, soy ávido seguidor del género; como escritor, estoy muy lejos. Lo único que intenté una vez fue esto, y en fin.

Menos mal que existen editoriales como Gigamesh, que editan y reeditan con mimo clásicos de ciencia ficción como éste (sí, yo sigo poniendo la tilde a los pronombre demostrativos).

En resumen: Snow Crash es un libro divertido, muy disfrutable y con el sello de autor de Neal Stephenson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *